Fantasía ⇁ Autores

Tim Powers

Powers nació en 1952 en Buffalo, Nueva York. En 1976 se licenció en Literatura Inglesa por la Universidad de Fullerton tras cursar el doble de las asignaturas necesarias para graduarse, tal fue su interés en sus estudios. Y la verdad es que sus conocimientos quedan bien demostrados en su obra.

Su inquietud por la vertientes más realista de la fantasía apareció ya en sus novelas más tempranas, en las que Powers comienza a dejar entrever las que serán características básicas de su estilo: un rigor histórico constante, una correcta (por no decir perfecta) ambientación, sutiles dosis de humor y una acción continua, todo ello enmarcado dentro de un argumento que nada tiene de convencional ni realista. Sus obras tienen poco de estático y en ellas siempre están sucediendo nuevos acontecimientos que que arrastran al lector de un lugar a otro. Por si eso no fuera poco, Powers lleva a cabo constantes saltos temporales narrativos, visitando diversos momentos de la existencia de los personajes, lo que aporta un carácter aún más trepidante e intenso si cabe a sus narraciones.

Powers comenzó a despuntar con «Esencia oscura» (1979). Ambientada durante el asedio de Viena por parte de los turcos, la novela nos presenta a un soldado de fortuna que llega a una tarbena guiado por criaturas legendarias que consideran que él es en realidad el Paladín de Occidente. Esencia oscura combina el mito del Rey Pescador, la leyenda de Arturo, las leyendas árabes e incluso asoman vikingos en la trama, que queda algo deslavazada para lo habitual en Powers, lo cual es normal si consideramos que esta es su primera novela seria.

Mucho más compacta es «Las puertas de Anubis» (1983), en la que un profesor de literatura, Brendan Doyle, es invitado a dar una conferencia sobre Samuel Taylor Coleridge sin saber que será trasladado al Londres de 1810 para poder darla. Una vez allí, las cosas se complican y Doyle queda atrapado en una compleja red de intrigas, en las que entremezclan la magia, los viajes temporales, los cultos egipcios, los homúnculos..., todo ello regado con un más que digno rigor histórico, una estupenda ambientación y las dosis apropiadas de humor y aventura, conformando la que es una de las principales obras de culto de la fantasía.

Histórica, aunque más aventurera, es «En costas extrañas» (1987), que mezcla las historias de piratas con elementos más tenebrosos, como el vudú y los zombis. Una obra trepidante y aventurera, que nos traslada al Caribe del siglo XVIII, donde un tenedor de libros y titiritero se convierte en un líder pirata y hace frente al mismísimo Barbanegra.

Pero la novela con la que Powers demuestra realmente sus conocimientos de historia de una forma pasmosa es «La fuerza de su mirada» (1989). La obra parte del encuentro entre Lord Byron y los Shelley en los Alpes gracias al cual Mary Shelley empezaría a fraguar su Frankenstein, y sigue la vida de personajes históricos de la talla de Byron, Shelley o Keats, ampliando su biografía con una serie de elementos fantásticos indemostrables que sin embargo encajan completamente con la biografía conocida de cada uno de ellos. Una obra apasionante y llena de erudición, con una trama verdaderamente atractiva y terrorífica, que en ningún momento queda exenta de ese espíritu aventurero que domina toda la producción de Powers.

Declara (2000), su última obra, es una novela escrita bajo la inspiración de las obras de John LeCarré. Aborda el mundo de los espías, mezclando la historia de un personaje real como el espía Kim Philby con una trama fantástica que alcanza a toda Europa, desde la Francia ocupada a la Rusia comunista, pasando por las cumbres del monte Ararat, donde dice la leyenda que quedó carada el Arca de Noé. De nuevo nos encontramos con un protagonista empujado por los acontecimientos, una ambientación rigurosa y un realismo mágico, con más tintes terroríficos que nunca, que mantiene al lector en vilo en todo momento.

Bibliografía destacada