Obra ⇁ Canciones

Canción de Nimrodel

Legolas canta esta canción que es la historia de Nimrodel junto al arroyo del mismo nombre, mientras la Compañía descansa en su camino a Lórien.
Véase Capítulo 6 - Lothlórien del Libro Segundo de 'La Comunidad del Anillo'.

Traducción Española

Había en otro tiempo una doncella élfica,
una estrella que brillaba en el día,
de manto blanco recamado en oro
y zapatos de plata gris.

Tenia una estrella en la frente,
una luz en los cabellos,
como el sol en las ramas de oro
de Lórien la bella.

Los cabellos largos, los brazos blancos,
libre y hermosa era Lórien,
y en el viento corría levemente,
como la hoja del tilo.

Junto a los saltos de Nimrodel,
cerca del agua clara y fresca,
la voz caía como plata que cae
en el agua brillante.

Por dónde anda ahora, nadie sabe,
a la luz del sol o entre los sombras,
pues hace tiempo que Nimrodel
se extravió en las montañas.

Un barco elfo en el puerto gris,
bajo el viento de la montaña,
la esperó muchos días
junto al mar tumultuoso.

Un viento nocturno en el norte
se levantó gritando,
y llevó la nave desde las playas élficas
sobre olas que iban y venían.

Cuando asomó la pálida aurora
las montañas grises se hundían
más allá de las olas empenachadas
de espuma enceguecedora.

Amroth vio que la costa desaparecía
debajo y más allá de la ola,
y maldijo la nave pérfida que lo llevara
lejos de Nimrodel.

Había sido antaño un rey élfico,
señor del valle y los árboles,
cuando los brotes primaverales se doraban
en Lothlórien la bella.

Lo vieron saltar desde la borda,
como flecha de un arco,
y caer en el agua profunda,
como una gaviota.

El aire le movía los cabellos,
y la espuma le brillaba alrededor,
lo vieron de lejos hermoso y fuerte
deslizándose como un cisne.

Pero del Oeste no llegó una palabra,
y en la Costa Citerior
los Elfos nunca tuvieron
noticias de Amroth.

Original Inglesa

An Elven-maid there was of old,
 A shining star by day:
Her mantle white was hemmed with gold,
 Her shoes of silver-grey.

A star was bound upon her brows,
 A light was on her hair
As sun upon the golden boughs
 In Lórien the fair.

Her hair was long, her limbs were white,
 And fair she was and free;
And in the wind she went as light
 As leaf of linden-tree.

Beside the falls of Nimrodel,
 By water clear and cool,
Her voice as falling silver fell
 Into the shining pool.

Where now she wanders none can tell,
 In sunlight or in shade;
For lost of yore was Nimrodel
 And in the mountains strayed.

The elven-ship in haven grey
 Beneath the mountain-lee
Awaited her for many a day
 Beside the roaring sea.

A wind by night in Northern lands
 Arose, and loud it cried,
And drove the ship from elven-strands
 Across the streaming tide.

When dawn came dim the land was lost,
 The mountains sinking grey
Beyond the heaving waves that tossed
 Their plumes of blinding spray.

Amroth beheld the fading shore
 Now low beyond the swell,
And cursed the faithless ship that bore
 Him far from Nimrodel.

Of old he was an Elven-king,
 A lord of tree and glen,
When golden were the boughs in spring
 In fair Lothlórien.

From helm to sea they saw him leap,
 As arrow from the string,
And dive into the water deep,
 As mew upon the wing.

The wind was in his flowing hair,
 The foam about him shone;
Afar they saw him strong and fair
 Go riding like a swan.

But from the West has come no word,
 And on the Hither Shore
No tidings Elven-folk have heard
 Of Amroth evermore.