La Comunidad del Anillo ⇁ Momentos

Adiós querido Bilbo

La Comunidad del Anillo, capítulo 5. Basado en: La Comunidad del Anillo, Libro Primero, Capítulo 1 - Una Reunión muy esperada

Fotograma del momento

Bilbo
¡Hoy es mi centésimo décimoprimer cumpleaños!
Invitados
¡Feliz cumpleaños!
Bilbo
Pero... ciento once años no son nada para vivir rodeado de tan excelentes y admirables hobbits. No conozco a la mitad de vosotros la mitad de lo que desearía, y lo que deseo es menos de la mitad de los que la mitad merecéis.
Invitados
¿Qué ha dicho?
Bilbo
Yo... tengo asuntos que atender. Los he pospuesto ya demasiado. Lamento anunciar que ha llegado el final. Ahora me iré. Os dedico mi más sentida despedida. Adiós.

Peter JacksonConocí El Señor de los Anillos con la versión de Ralph Bakshi de dibujos animados en 1978. Aunque nuestra película es de estilo muy distinto y de diferente diseño, hay una toma que considero mi homenaje a la animada. Me llevó a leer el libro. Es la toma de Ganapié gritando: «¡Ganapié!» Deliberadamente copié el ángulo que usó Bakshi porque me pareció genial.
A esto le aportamos una intensidad psicológica al margen del libro. En el libro su desaparición es un truco, una broma. Nosotros quisimos reflejar más el efecto del Anillo en Bilbo, que le está empezando a enrarecer.
Si os fijáis en el plano largo, veréis que la tarta arde. Las velas prendieron el poliestireno y la tarta comenzó a arder. Pero Ian Holm lo estaba haciendo tan bien que seguimos rodando y la tarta entera acabó quemada.


Philippa Boyens Eso por poner 111 velas. Sir Ian Holm es buenísimo grabando ADR, tan sólo necesita 2 o 3 tomas. ADR es la Grabación de Diálogos Adicionales. Esta escena en particular la rodó un poco indispuesto y no pudo regrabar el diálogo. Se dio la vuelta y nos dijo: «¿Podéis limpiar eso? No puedo seguir».


Richard TaylorOrejas y pies todos los días. Cientos de hobbits con sus orejas y sus pies. Teníamos un gran número de maquiladores de todos los rincones del país para ponerle orejas y pies a los hobbits. Hicimos un total de 1800 pies de hobbit.
Lo hobbits estaban encantados con sus pies. Imaginaos a cuatro tipos, toda su vida con zapatos, zapatos que les sujetan bien el tobillo y el puente del pie, que llegan a WETA y les piden que pasen 15 meses en zapatillas. Pero no zapatillas sin más, zapatillas flexibles con la consistencia de la piel humana, con la que van a sentir cada china o ramita que pisan mientras recorren Nueva Zelanda para rodar esta película.


Tania Rodger Entré en la sala de látex y alguien tallaba un letrero. Llamaron Hobbiton al lugar donde hacían los pies porque, cuando entrabas, había cientos de pies en estanterías. Los empaquetaban y los enviaban al plató.
Recuerdo cuando venían a probarse los pies al taller. La primera vez que probamos los primeros pies y alguien caminó con ellos. Te acabas acostumbrando. Era curioso porque eso es lo que iban a hacer en el plató.


Mark OrdeskyLo mejor aquí es que nadie se cuestiona que el Anillo hace invisible a cualquiera que no sea Sauron, ni por qué a él no. Eso nos lleva a Tolkien. Cuando escribió El Hobbit creó una novela juvenil. El Anillo que volvía invisible era genuino para ese libro. Pero cuando escribió la secuela, tuvo que enfrentarse al tema y encontrar alguna solución aunque no afectara directamente a Sauron. El estudio temía que quien no conoce la historia se distrajera con la idea de que el Anillo hiciese invisible a todos menos a Sauron. La gente acabó tan cautivada, que aceptaron esa lógica sin la menor objeción.