La Comunidad del Anillo ⇁ Momentos

El Tesoro de Gimli

La Comunidad del Anillo, capítulo 41. Basado en: La Comunidad del Anillo, Libro Segundo, Capítulo 8 - Adiós a Lórien.

Fotograma del momento

GALADRIEL
¿Y qué presente pediría un enano a los elfos?
GIMLI
Nada. Excepto contemplar a la Dama de los galadrim una última vez, pues es más hermosa que las joyas ocultas bajo tierra. En realidad... sí pediría una cosa... No, no, no, es una bobada, un imposible, una petición absurda.

Peter JacksonEn la edición cinematográfica no incluimos esta escena de los regalos tan memorable en el libro. Pusimos a la compañía en el río abandonando Lothlórien, pero sí la habíamos rodado. Creo que algunas imágenes salían en los trailers previos, pero gusta ver estos momentos tal y como fueron rodados.
Este momento es una continuación de lo que comenzó en el talan entre Gimli y Galadriel. Es encantador ver sonreír a Cate porque hubo críticas de que Galadriel tenía un carácter, en la versión estrenada, de persona dura y aterradora. Era muy apropiado para la escena que representaba; pero filmamos estos momentos en los que Galadriel es más como en el libro, con un espíritu más simpático.
Y aquí viene el instante final del miniromance entre Gimli-Galadriel. No fuimos capaces de rodar los tres cabellos de Galadriel que regala a Gimli, decidimos en cambio nombrarlos. En algún sentido, son este tipo de cosas las que no llegaron a sobrevivir en la versión final, pequeños instantes entre los personajes. Gimli se enamora de Galadriel de una manera... John Rhys-Davies es la bomba.


John Rhys-DaviesEs absolutamente cierto lo que se dice de ella, es una encantadora del bosque. Cuando lanza su hechizo no vuelves a ser el mismo. La ve y se enamora de ella. Es un fenómeno que puede ocurrir. Recuerdo que me pasó de joven estando en la universidad. Una intensidad y una belleza insoportables. De eso es de lo que habla el escritor justo aquí.


Dominic MonaghanEs el cambio de Gimli, comienza a ver que hay otras razas que pueden influir en su vida. Una sencilla manera con la que Tolkien demuestra que la gente puede llevarse mejor unos con otros