Obra ⇁ Personajes

Guardián del agua

«Hay criaturas más antiguas y horribles que los orcos en las profundidades del mundo», dijo Gandalf. Una de ellas había ascendido a la superficie y moraba ahora en el lago formado por las aguas del Sirannon, ante la Puerta del Oeste de Moria.

«Un largo y sinuoso tentáculo se había arrastrado fuera del agua; era de color verde pálido, fosforescente y húmedo. La extremidad provista de dedos había aferrado a Frodo y estaba llevándolo hacia el agua». Y si no hubiera sido por un certero espadazo de Sam, habría arrastrado a Frodo a las profundidades. El Guardián era una criatura de muchos tentáculos que apestaba horriblemente.

Esta no era una de las criaturas de Sauron, sino un ser con una maligna voluntad propia, parecido a Ella-Laraña o al dragón Smaug, que Sauron sólo podía utilizar a veces para sus propósitos.

En el 2994 T.E., el enano Óin, uno de los enanos que participó en la recuperación del reino de Erebor, y después compañero de Balin en la incursión para recuperar de nuevo Moria, murió víctima del Guardián, siendo arrastrado a las profundidades.

Apariciones

El Silmarillion El Hobbit El señor de los Anillos
La Comunidad del Anillo Las Dos Torres El Retorno del Rey