Obra ⇁ Personajes

Túrin

(465 P.E. - 501) El protagonista de la larga balada Narn i Chîn Húrin (S. «La Historia de los Hijos de Húrin» ), un héroe con un destino maldito. Nace en Dor-lómin en 465 P.E como hijo de Húrin y Morwen, y hermano de Nienor. «Dondequiera que vayan, se levantará el mal. Toda vez que hablen, sus palabras serán designios torcidos. Todo lo que hagan se volverá contra ellos. Morirán sin esperanza, maldiciendo a la vez la vida y la muerte». Así anunció Morgoth lo que había concebido para los hijos de Húrin y así le sucedió al desgraciado Túrin. Cuando, al final, el dragón Glaurung lo llama proscrito y asesino, incestuoso, traidor de amigos y enemigos, deforma la verdad pero no los hechos. La culpa, de la que el irascible héroe tampoco está libre del todo, forma parte del destino.

De niño, su madre Morwen lo envía a Doriath, al otro lado de las montañas, para evitar que sea esclavizado por los Orientales. Thingol acoge al hijo de Húrin Thalion con todos los honores; a pesar de sus prejuicios contra los hombres reconoce ahora que hay excepciones. Bereg Arcofirme se convierte en el amigo y maestro de Túrin, quien acaba por tener el aspecto de un noldo: alto, con el pelo oscuro y los ojos grises. Sin embargo, en la corte de Menegroth lo consideran un bárbaro perdonavidas que no le da la suficiente importancia a su aseo y peinado. Discute con Saeros, que se burla de él; sin querer lo mata y huye del país para escapar al castigo que supuestamente le corresponde, pero que al mismo tiempo es injusto.

Se convierte en el capitán de una banda de proscritos en la región al sur del Teiglin. Su cuartel general se halla en las estancias del enano mezquino Mîm en Amon Rûdh; pero los bandidos han matado a un hijo de Mîm y este los traiciona. Túrin es apresado por los orcos y secuestrado. En Taur-nu-Fuin mata a su amigo Beleg, que lo ha liberado, porque lo confunde con un enemigo en la oscuridad.

El noldo Gwindor, que ha escapado de la prisión de Angband y es rescatado por Túrin, lo lleva a Nargothrond. Allí es nombrado capitán de las fuerzas armadas y enamora a la antigua amada de Gwindor, Finduilas, la hija del rey Orodreth, a pesar de que no puede corresponder a su amor. Convence a Orodreth para llevar la guerra a campo abierto y construir un puente sobre el río Narog; no hace caso de las advertencias de Ulmo, pues no espera ninguna ayuda de los Valar. Los elfos son derrotados en el campo de Tumhalad, Glaurung cruza el puente y destruye Nargothrond.

El propio Túrin, así como su hermana Nienor, caen bajo el influjo del dragón. Cuando, después de largos rodeos, se vuelven a encontrar en el Bosque de Brethil junto a los Haladin, no se reconocen y contraen matrimonio incestuoso. Sólo en el momento en que Túrin mata al dragón por la espalda, no en noble desafío, los enredos se esclarecen en toda su magnitud y ambos hermanos, desesperados, ponen fin a sus vidas en 499 P.E. Los elfos de Doriath les colocaron una piedra conmemorativa junto a Cabed-en-Aras.

Continuamente Túrin intenta engañar al destino del que no espera nada bueno, cambiando de nombre: Neithan, el Ofendido; Gorthol, Yelmo Terrible; y Agarwaen, hijo de Úmarth, el que está manchado de sangre, hijo del Hado Desdichado, son algunos de sus seudónimos. En Brethil, cuando quiere mantenerse fuera de todo conflicto, se llama a sí mismo con una nota de ironía: Turambar, Amo del Destino. Sin embargo, dos atributos guerreros conocidos en todo Beleriand lo descubren: son el Yelmo Dragón de Dor-lómin, una herencia de la Casa Hador, y su espada Gurthang, por la que en Nargothrond le pusieron el nombre de Mormegil, la Espada Negra.

Apariciones

El Silmarillion El Hobbit El señor de los Anillos
La Comunidad del Anillo Las Dos Torres El Retorno del Rey