Obra ⇁ Razas

Mûmakil

MûmakilTambién conocidos como Olifantes. En la Tercera Edad del Sol vivían en las tierras meridionales de Harad unas bestias de enorme volumen que, según se cree, eran antepasados de las criaturas que los hombres llaman ahora elefantes. Sin embargo, se dice que los elefantes que habitan actualmente el mundo son mucho más pequeños y de menor fuerza que los mûmakil.

En los años de la guerra del Anillo, los feroces guerreros de Harad se trasladaron hacia las tierras septentrionales de Gondor respondiendo al llamamiento de Sauron, y junto con sus ejércitos llevaron a los grandes mûmakil, a los que usaban como animales de guerra enjaezados con arreos de combate: banderas rojas, correas y tachones de oro y bronce. Sobre el lomo transportaban grandes torres desde las cuales disparaban los arqueros y lanceros haradrim.

Estos animales tenían por naturaleza un temperamento belicoso y bajo sus pies caían aplastados numerosos enemigos. Con la trompa derribaban a muchos contrarios y sus colmillos se teñían con la sangre de sus oponentes. Los jinetes no podían hacerles frente, pues los caballos se negaban a acercarse a los mûmakil. Lo mismo ocurría con la infantería, que podía ser atacada desde arriba o incluso aplastada. En la guerra eran como torres imposibles de capturar. Ante ellos, todas las defensas se rendían y los ejércitos se daban a la fuga.

Estas bestias de gruesa piel eran casi invulnerables a las flechas. Sólo en un punto del cuerpo, los ojos, podían ser dañados, cegados o incluso muertos, por saetas lanzadas con gran fuerza. Si perdían la visión, el dolor los hacía montar en cólera y destruían a amos y enemigos por igual.