Obra ⇁ Razas

Trolls Salvajes

Al ser creaciones de Morgoth, todos los trolls son vulnerables a la influencia de Sauron. Sin embargo, un gran número de trolls salvajes viven de forma independiente, separados de los ejércitos del Señor Oscuro, en las zonas más salvajes de Endor. El Bosque de los Trolls posee una notable concentración de trolls, aunque habitan en menor número en casi todos los demás puntos geográficos.

De todos los trolls salvajes, los trolls de las cavernas son los más grandes y poderosos. Son caníbales y extremadamente solitarios. Prácticamente son ciegos, pero tienen un sentido soberbio del oído y del olfato. Sus pieles escamosas son pálidas, como las de la mayoría de las criaturas que viven bajo tierra.

Los trolls de las cavernas son los menos brutales de todos los tereg. Son más agraciados y viven en bandas escasamente organizadas que cazan en grupo. Raramente practican el canibalismo ya que prefieren la caza en los bosques, entre la que se incluyen hombres y enanos. Son bastante hábiles con las hondas, las trampas y los cuchillos para despellejar.

Los trolls de las colinas viven en pequeños grupos, pero son bastante peleones y codiciosos. Prefieren luchar con garrotes y piedras arrojadizas y son muy territoriales. Protegen sus tesoros robados de forma celosa, incluso aquellos que no les sirven para nada como los libros.

Los trolls de las nieves son unas extrañas criaturas con la piel de color blanco grisáceo y los ojos de color azul helado. Cuando se ven expuestos a la luz solar se convierten en pilares de hielo. Pueden aguantar largos periodos de tiempo sin comer, pero son virtualmente imparables cuando logran localizar a una presa.

Los trolls de piedra pasan gran parte de su tiempo amontonando gran cantidad de alimentos y tesoros, robándoselo entre ellos y fanfarroneando de sus riquezas. Sus tendencias fratricidas son famosas.