— Mas no alcanzarán indemnes la Montaña —dijo Roäc—, y mucho me temo que habrá batalla en el valle. No creo que convenga esa decisión. Aunque son gente ruda, no están preparados para vencer a la hueste que os acosa; y aunque así fuera, ¿qué ganaríais? El invierno y las nieves se dan prisa tras ellos. ¿Cómo os alimentaréis sin la amistad y hospitalidad de las tierras de alrededor? El tesoro puede ser vuestra perdición, ¡aunque el dragón ya no esté!

Religión y magia en la Tercera Edad

Iniciado por MetalRocks, 18 de Febrero, 2014, 17:34:28

Tema anterior - Siguiente tema

MetalRocks

Llevo un tiempo dándole vueltas y esta es una síntesis de la religión y la magia en Tierra Media en la Tercer Edad tal y como yo lo entiendo (espero no ser demasiado denso). Mucho de lo que he escrito está contrastado con la obra de Tolkien o sus cartas, pero también he sacado mis propias conclusiones. Me gustaría saber cual es vuestro punto de vista, y si es distinto o tenéis algo nuevo que aportar, que añadiríais, cambiaríais o quitaríais.

Religión

El culto religioso es casi inexistente en la obra de Tolkien (a excepción quizás del culto a Sauron y a la oscuridad) ya que consideraba que la historia y el simbolismo en sí mismos son suficientemente religiosos, pero no excluía la posibilidad de cultos o tradiciones en el este.

A este respecto Tolkien es bastante claro en su carta 153: "No hay, pues, templos, «iglesias» o santuarios entre las «buenas» gentes de este «mundo». Tenían poca o ninguna «religión» en el sentido de la veneración. Podían invocar a un Vala (como Elbereth) en demanda de ayuda como un católico puede invocar a un santo, aunque sin duda sabiendo en teoría tan bien como él que el poder del Vala era limitado y derivado. Pero ésta es una «era primitiva», y puede decirse que estas gentes veían a los Valar como los niños ven a sus padres o adultos superiores inmediatos, y aunque saben que son súbditos del Rey, éste no vive en las inmediaciones de ellos ni tiene allí su morada. No creo que los Hobbits practicaran ningún modo de veneración ni plegaria (a no ser por contacto excepcional con los Elfos). Los Númenóranos (y otros de esa rama de la Humanidad que luchó contra Morgoth, aun cuando decidieran permanecer en la Tierra Media y no fueran a Númenor, como los Rohirrin) eran monoteístas puros. Pero no había templo en Númenor (hasta que Sauron implantó el culto a Morgoth). La cumbre de la Montaña, la Meneltarma o el Pilar del Cielo, estaba consagrada a Eru, el Único, y allí en cualquier momento privadamente y en ciertas fechas de manera pública, se invocaba, se alababa y se adoraba a Dios: una imitación de los Valar y la Montaña de Aman. Pero Númenor cayó y fue destruida, y la Montaña, tragada, y ya no hubo sustituto. Entre los exiliados, restos de los Fieles que no habían adoptado la falsa religión ni participado en la rebelión, la religión como veneración de lo divino (aunque quizá no como filosofía ni metafísica) parece haber desempeñado un pequeño papel."

También dice en su carta 142 que ""El Señor de los Anillos es, por supuesto, una obra fundamentalmente religiosa y católica; de manera inconsciente al principio, pero luego cobré conciencia de ello en la revisión. Ésa es la causa por la que no incluí, o he eliminado, toda referencia a nada que se parezca a la «religión», ya sean cultos o prácticas, en el mundo imaginario. Porque el elemento religioso queda absorbido en la historia y el simbolismo."

Tolkien deja entrever la posibilidad de cultos y tradiciones en el este en su carta 211: "(...)[los magos azules] sospecho que fueron fundadores de cultos secretos y tradiciones «mágicas» que perduraron después de la caída de Sauron."

MetalRocks

La Magia Activa

Los sortilegios parecen formar parte de la esencia del individuo principalmente. O eres un ser mágico o no lo eres, pero no puedes aprender hechizos. Aunque luego esa mágia se manifieste cuando le dé la gana (en la madurez por ejemplo) o pueda ejercitarse.

La magia de los elfos, como Tolkien la describe, es la voluntad de mantener la belleza del mundo, ya que son inmortales. Su objetivo es el arte, no el poder. Los numenoreanos en cambio dada su mortalidad buscaban la vida eterna. Los Istari la usan para conservar el equilibrio del mundo. Y el Enemigo la usa para dominar.

Al final de la Tercera Edad los únicos que realizan magia (no me refiero a crear objetos mágicos) en la obra de Tolkien son:
Los Maiar (los Istari, Sauron, el Balrog, Baya de Oro y Tom Bombadil, aunque estos últimos vete tú a saber si eran Maiar).
Los Elfos o Humanos de sangre élfica (Elrond, Galadriel, Aragorn, Glorfindel, etc.).
Seres sobrenaturales (Tumularios, Nazgûl que de todas formas es posible que tuvieran sangre élfica cuando eran hombres, etc.).

Según Tolkien, la poesía y el arte en los Hombres vienen dados o son modificados por una herencia ancestral élfica común. De igual manera, aunque en mayor grado, la accesibilidad a la magia de los hombres viene dada no por su condición humana, sino por su herencia élfica. Para los elfos, mágicos en su esencia, distinguir una ilusión simple es tan sencillo como distinguir una obra de arte de la realidad. Ni entre los Hobbits, ni entre los Enanos, ni entre los Hombres puros hay sortilegios. Así Aragorn poseía el don de la imposición de manos, pero estaba lejanamente emparentado con Lúthien (hija de Elfo y Maia). Del Rey Brujo no sabemos nada de su pasado humano. Quizás fue un rey Numeroneano y por tanto pudo tener sangre élfica, aunque no sabemos tampoco si utilizaba la magia cuando era un hombre.

No se tiene acceso a la magia por conocimiento folklórico o hechizos, sino que es un poder innato. Podríamos decir que es un don, igual que el del artista, que se presenta en un momento de la vida del individuo (no tendría porque ser de niño necesariamente) y que igual que el don del artista puede requerir de práctica para desarrollarse. El don de los músicos élficos por ejemplo consiste en hacer aparecer ante los ojos de quienes escuchan las cosas que cantan.

MetalRocks

La Ciencia de la Creación de Objetos Mágicos

Tolkien parece tratar la creación de objetos mágicos como una ciencia (una tecnología que en vez de utilizar electricidad como fuente utiliza espiritualidad, y que se rige por las leyes del mundo que Tolkien creó aunque en el nuestro no sea posible) más que como hechizos imbuidos en objetos. Tal como le dice Galadriel a Sam "esto es lo que tu gente llama magia, aunque no entiendo claramente qué quieren decir, y parece que usaran la misma palabra para hablar de los engaños del enemigo". Un Palantír es tan mágico para cualquiera en Tierra Media como lo sería un ordenador portátil, pero para nosotros es mera tecnología, y para los hobbits hasta los fuegos artificiales son mágia. Podemos decir entonces que los elfos y los enanos son los más avanzados en ese aspecto tecnológico que llamamos magia.

Se puede aprender a crear objetos mágicos. Y al menos los elfos (incluidos hombres con sangre élfica), los enanos y los Nazgûl forjan armas mágicas y crean objetos mágicos. Encontramos armas mágicas élficas que brillan cuando hay orcos cerca (y que en ocasiones no solo reciben nombre de sus creadores, sino también de sus enemigos). También hay armas mágicas entre los hombres o al menos entre los hombres que tienen herencia élfica. Las dagas tumularias eran armas Dúnadan mágicas creadas contra el Rey Brujo cuando reinaba en Angmar y sus sirvientes, las cuales hirieron a los Nazgûl por dos veces (una por Frodo en la Cima de los Vientos, que hace gritar a un Nazgûl y la segunda cuando Pippin le asesta un golpe al Rey Brujo y le hace caer de bruces por el dolor justo antes de que Eowin le diera muerte). Tanto la flecha de Bardo nunca erraba el blanco y siempre era recuperada por su dueño, como Narsil la espada de Isildur que resplandecía a la luz del sol y de la luna, fueron creadas por los enanos. Las hojas de Morgul de los Jinetes Negros estaban llenas de maleficios y su estocada transformaba en un espectro a quien herían. El propio Glorfindel se estremece al tocar su empuñadura y le previene a Aragorn de tocarla lo menos posible.

Otra cosa a tener en cuenta es que algunos objetos mágicos parecen contener un alma o voluntad propias. El Anillo Único elige a su dueño y busca volver a Sauron. Es, pues, un objeto que guarda fidelidad a quien lo ha creado, no a quien lo porta y los Palantíri traicionan a quien contempla sus profundidades, excepto si se trata de Aragorn. También podría decirse de las cuerdas élficas que se mantienen firmes o se aflojan, aunque a diferencia del Anillo Único, éstas obedecen a la voluntad de su dueño y no a quien las creó.

Los elfos parecen hacer, de entre todos, el uso de la magia y de los objetos mágicos más "mundano" (las lembas que nutren el espíritu, las capas de camuflaje o las cuerdas que se desatan solas) mientras que los objetos mágicos de los enanos y de los hombres parecen centrarse solo en creaciones valiosas y poderosas (fortalezas inexpugnables con puertas mágicas impenetrables, armas y armaduras mágicas, etc.)

Hay una gran diferencia entre los hechizos y los objetos mágicos, y es que sí se puede instruir en la creación de objetos mágicos. El ejemplo lo tenemos en Sauron instruyendo a Celebrimbor en la creación de los anillos de poder. Pero al igual que es una "ciencia" que se puede aprender entonces también es un conocimiento que se puede perder. De aquí se deduce que existe la posibilidad de que los hombres puros o los orcos quizás también fueran capaces de construir objetos mágicos aunque no haya indicios en la obra de Tolkien.

Thöreborn

Una información muy útil. Gracias. Estaba pensando que quizá añaada una conversación a mi obra donde se hable de estos aspectos...
"¡CHICOS!¡He encontrado unas escaleras!¡Están en mis costillas!" -Éokull Cabezaloca, Explorador Rohir n.2 Castillo flotante de Fangrad. 498 C.E.

Coloraocelta

«Hay una salvedad: lo único de lo que no hay que burlarse, si alguna burla hay en el cuento, es la misma magia. Se la ha de tomar en serio en el relato, y no se la ha de poner en solfa ni se la ha de justificar.», afirma Tolkien en su libro de teoría de lo fantástico "Sobre el cuento de hadas". Y así resulta en su famosa trilogía. Acabas por asumir en el lado paralelo de la mente  todo este mundo inventado. Y fuera de los que uno lee hay además otros mundos, como este subterráneo y olvidado que describe Gandalf, muy abajo, donde jamás alcanza la luz, en las catacumbas olvidadas de Moria.
balrog de john howe
«-Sí, juntos te seguiremos -dijo Legolas-. Pero antes me aliviarías el corazón, Gandalf, si nos dijeras qué te ocurrió en Moria. ¿Nos lo dirás? ¿No puedes demorarte ni siquiera para decirles a tus amigos cómo te libraste? -Me he demorado ya demasiado -respondió Gandalf-. El tiempo es corto. Pero aunque dispusiésemos de un año, no os lo diría todo. -¡Entonces dinos lo que quieras y lo que el tiempo permita! -dijo Gimli-. ¡Vamos, Gandalf, dinos cómo enfrentaste al Balrog!
-¡No lo nombres! -dijo Gandalf, y durante un momento pareció que una nube de dolor le pasaba por la cara, y se quedó silencioso, y pareció viejo como la muerte-. Mucho tiempo caí -dijo al fin, lentamente, como recordando con dificultad-. Mucho tiempo caí, y él cayó conmigo. El fuego de él me envolvía, quemándome. Luego nos hundimos en un agua profunda y todo fue oscuro. El agua era fría como la marca de la muerte: casi me hiela el corazón. escena lucha balrog minas moria-Profundo es el abismo que el Puente de Durin franquea -dijo Gimli- y nadie lo ha medido. -Sin embargo tiene un fondo, más allá de toda luz y todo conocimiento -dijo Gandalf -. Al fin llegué allí, a las más extremas fundaciones de piedra. Él estaba todavía conmigo. El fuego se le había apagado, pero ahora era una criatura de barro, más fuerte que una serpiente constrictora. »Luchamos allá lejos bajo la tierra viviente, donde no hay cuenta del tiempo. Él me aferraba con fuerza y yo lo acuchillaba, hasta que por último él huyó por unos túneles oscuros. No fueron construidos por la gente de Durin, Gimli hijo de Glóin. Abajo, más abajo que las más profundas moradas de los enanos, unas criaturas sin nombre roen el mundo. Ni siquiera Sauron las conoce. Son más viejas que él. Recorrí esos caminos, pero nada diré que oscurezca la luz del día. En aquella desesperanza, mi enemigo era la única salvación y fui detrás de él, pisándole los talones. Terminó por fin por llevarme a los caminos secretos de Khazad-dûm: demasiado bien los conocía. Siempre subiendo fuimos así hasta que llegamos a la Escalera Interminable. -Hace tiempo que no se sabe de ella -dijo Gimli-. Muchos pretenden que nunca existió sino en las leyendas, pero otros afirman que fue destruida. -Existe y no fue destruida -dijo Gandalf -. Desde el escondrijo más bajo a la cima más alta sube en una continua espiral de miles de escalones, hasta que sale al fin en la Torre de Durin labrada en la roca viva de Zirakzigil, el pico del Cuerno de Plata. »Allí sobre el Celebdil una ventana solitaria se abre a la nieve y ante ella se extiende un espacio estrecho, un área vertiginosa sobre las nieblas del mundo. El sol brilla fieramente en ese sitio, pero abajo todo está amortajado en nubes. Él salió fuera, y cuando llegué detrás, ya estaba ardiendo con nuevos fuegos. No había nadie allí que nos viera, aunque quizá cuando pasen los años habrá gentes que canten la Batalla de la Cima. - Gandalf rió de pronto.- ¿Pero qué dirán esas canciones? Aquellos que miraban de lejos habrán pensado que una tormenta coronaba la montaría. Se oyeron truenos y hubo relámpagos, que estallaban sobre el Celebdil, y retrocedían quebrándose en lenguas de fuego. ¿No es bastante? Una gran humareda se alzó a nuestro alrededor, vapores y nubes. El hielo cayó como lluvia. Derribé a mi enemigo y él cayó desde lo alto, golpeando y destruyendo el flanco de la montaña. Luego me envolvieron las tinieblas y me extravié fuera del pensamiento y del tiempo, y erré muy lejos por sendas de las que nada diré. acuarela del balrog dos torres»Desnudo fui enviado de vuelta, durante un tiempo, hasta que llevara a cabo mi trabajo. Y desnudo yací en la cima de la montaña. La torre de detrás había sido reducida a polvo, la ventana había desaparecido: las piedras rotas y quemadas obstruían la arruinada escalera. Yo estaba solo allí, olvidado, sin posibilidad de escapar en aquella dura cima del mundo. Allí me quedé, tendido de espaldas, mirando el cielo mientras las estrellas giraban encima y los días parecían más largos que la vida entera de la tierra. Débiles llegaban a mis oídos los rumores de todas las tierras: la germinación y la muerte, las canciones y los llantos, y el lento y sempiterno gruñido de las piedras sobrecargadas. Y así por fin Gwaihir el señor de los Vientos me encontró otra vez, y me recogió y me llevó. »"Parezco condenado a ser tu carga, amigo en tiempos de necesidad", le dije. »"Has sido una carga antes", me respondió, "pero no ahora. Eres entre mis garras liviano como una pluma de cisne. El sol brilla a través de ti. En verdad no pienso que me necesites más: si yo te dejara caer flotarías en el viento". »"¡No me dejes caer!", jadeé, pues sentía que me volvía la vida. "¡Llévame a Lothlórien!" »"Esa es en verdad la orden de la Dama Galadriel, que me envió a buscarte", me respondió.    J.R.R. Tolkien. El señor de los anillos.


sacado de:_
http://es.paperblog.com/mi-fragmento-favorito-de-el-senor-de-los-anillos-2222442/

MetalRocks

Es interesante que Tolkien diga que la magia se debe tomar en serio y no se ha de justificar, con lo cual estoy de acuerdo especialmente jugando al rol.

Pero creo que también estaría de acuerdo con que debe seguir unas pautas y ciertas reglas, como hacen la gravedad o la electridad para darle coherencia y consistencia al mundo que se crea. Creo sinceramente que la magia seguía las pautas que he expuesto antes en sus relatos y que no era simple inventiva al azar. Y la batalla épica entre dos maiar (Gandalf y el Balrog de Moria) dada la naturaleza de ambos individuos sin duda conllevó rayos, fuegos y tormentas.

Me parece también que "dosificaba" calculadamente las dosis de magia en sus relatos.

Coloraocelta

#6
Yo desde hace mucho años pienso igual que tu metal, sobre la magia, así como otros muchos jugadores veteranos de habla hispana y anglo por lo que e sido capaz de traducir, solo os ponía ese texto(podría haber buscado mas, pero creo que este lo sintetiza bien y ademas la parte que deja del señor es una de las que siempre me a puesto los pelos de punta y de las pocas partes que realmente me gustan de las películas).

Aunque mi opinión es casi crabada a metal, falen lo sabe, yo intento ir un poco mas allá.......que era la magia para tolkien? que significaba para el? si llegásemos a desempolvar eso, entonces tendríamos que ver como aplicar esa visión a un sistema de juego X.

Bueno cuando mas e aprendido de esto a sido en las cartas que escribía a su hijo y que compartía con lectores del señor y el Hobbit, para el creo que realmente la magia de los anillos, la deformación de razas, etc.....son como metal lo describe ni mas ni menos, de echo tolkien lo deja claro, tal como dice metal, esa magia es mas parecida a la ciencia actual y según su visión del mundo real y del mítico que creo, encaja bastante bien, lo que nació en Eregión entre enanos y noldor, fue el culmen de esa tecnología que bajo mi punto de vista mezclaba la mas alta ciencia del momento con la posibilidad artística de plasmar parte de su alma en cada orfebrería u objeto de poder.......en fin que me pierdo en divagaciones, creo que tolkien sabia plasmar la esencia de la magia de Endor de manera que el lector sabe que es mágico, sabe que hay algo mas, pero las bolas de fuego y las transmutaciones y teleportaciones las deja para los mas altos menesteres.......XD hay que recordar que la misión de los elfos es embellecer el mundo con el arte y la de los enanos transformarlo mediante el trabajo y la alquimia.

También quería recordaros que los enanos en la época del hobbit vendían juguetes mágicos creados en ered luin.

Creo que el truco básico para adaptar el poder, la canción, la magia a la hora de jugar es bastante simple"la magia de Endor es muy difícil de ver, peligrosa si es disonante con la canción y te corroe cuando es utilizada en beneficio propio o para fines maleficos" y me quedo con la magia en Endor es difícil de ver pero fácil de sentir.........

Vamos a pensar que jugamos con RM una partida y no queremos complicarnos con el tema magia ni de ponernos con un sistema nuevo o revisado, aun así la cosa es muy simple........estoy seguro que en las tierras brunas no han visto a muchos magos sacando bolas de fuego a través de sus manos, convirtiendo la piedra en barro o tranformandose en verdes arbolitos.......pero estoy seguro que ninguno duda de aquella vieja bruja que vive sola en el bosque, se dice que la gente que se acercado a hacerla daño se a encontrado sin sangre en las venas y como si las hubiesen cocido en una caldera.......

Solo hay que cambiar esa vistosa bola fuego por una terrible subida de temperatura corporal, con cambiar dos palabras ese hechizo toma un cariz diferente y que puede encajar en cualquier pj brujo por ejemplo o mejor todavía unas simples fiebres......este cambio de ambientación sobre todo a de venir de los propios jugadores, pues si de verdad quieren jugar de forma mas afín a lo descrito en los libros, solo han de ser creativos a la hora de adaptar la magia a la tierra media.

Por eso creo que la magia en la tierra media es difícil de ver, pero fácil de sentir.........

Y quizá madres humanas menores y hobbits no sepan nada de media, pero a ver quien las dice que no a esa bendición que le echa a sus hijos, o ese vino con higos que cura tan bien las bronquitis que parece "magico".......

Ceolwerth

Esto de la magia es muy interesante... yo personalmente opino que si Tolkien no hacía referencia de manera implícita a la misma en ningún momento de sus obras fue precisamente porque, dada su forma de narrar los hechos, daba por sentado que la magia estaba ahí, no hacía falta, como decía, justificarla puesto que si, por poner un ejemplo, nos encontramos con una espada que brilla ante la presencia de orcos, es porque esa espada es intrínsecamente mágica, debido al arte, o ciencia, que poseían los elfos que la crearon.

Del mismo modo, y aunque no deje de ser magia, la diferencia en este caso es, tal y como comenta Galadriel, la costumbre que se tiene a dicha energía y lo más o menos conscientes que seamos de sus consecuencias. Pero opino que la magia era magia en sí misma, no un instrumento tecnológico. Una especie, precisamente, de fuerza similar a la gravedad, como habéis comentado, solo que manipulable al antojo de quien tuviera los conocimientos adecuados. En parte por eso los elfos, seres mágicos donde los haya, ven la magia como quien ve llover, mientras que los hobbits lo ven como algo totalmente extraordinario.

Thöreborn

Claro. Ahora que lo comentas me viene a la cabeza el hecho de la mención de la magia en el mundo de tolkien.
En un lugar en el que la magia existe, hablar del concepto sería como si nosotros hablamos de las leyes de la física. Sí, se menciona, pero no con el énfasis que esperaría alguien que en su universo no tiene leyes de la física.
Ahí es donde entran las variables tiempo y ubicación. Como comenta Ceolwerth, los Hobbits fliarán más; mientras que los elfos ni se paran a pensar en ello. De la misma manera que en la Primera Edad, se le daría menos importancia a su presencia o manifestación que en la Cuarta edad.
Aunque la gente no vaya por ahí lanzando bolas de fuego, es para ellos conocimiento de dominio público que el sol es un artefacto fabricado por la Reina Varda y movido por los cielos por la valie Arien.
"¡CHICOS!¡He encontrado unas escaleras!¡Están en mis costillas!" -Éokull Cabezaloca, Explorador Rohir n.2 Castillo flotante de Fangrad. 498 C.E.